Las 10 mejores asesorías fiscales en Sevilla

¿Estás buscando la mejor asesoría fiscal de Sevilla? Encuentra el mejor asesor fiscal para asesoramiento en tus obligaciones fiscales.

Top 10 Asesoría Fiscal en Sevilla

segura belmonte asesores imagen

Segura Belmonte Asesores

  • Bda. Juan XXIII, 713, 41006 Sevilla
  • 640 23 05 63
gestoria servicentro imagen

Gestoría Servicentro

  • C. Muro de los Navarros, 44, 41003 Sevilla
  • 954 42 43 35
grupo garantia asesores imagen

Grupo Garantía Asesores

  • Av. de la República Argentina, 37A, 41011 Sevilla
  • 955 29 22 98
asesoria garcia de la borbolla y cia imagen

Asesoría García de la Borbolla y Cía

  • C. Méndez Núñez, 1, 41001 Sevilla
  • 954 22 05 27
nepos asesores imagen

Nepos Asesores

  • C. José Cruz Auñón, 1, 3º E, 41010 Sevilla
  • 954 33 46 88
rodriguez y rodriguez asociados imagen

Rodríguez y Rodríguez Asociados

  • Pl. del Duque de la Victoria, nº 1, 1º Izda, 41002 Sevilla
  • 954 22 02 21
gestoria miguel mayal imagen

Gestoría Miguel Mayal

  • C. Fernando Zóbel, nº 1 B, 1ª Planta, Oficina 6, 41020 Sevilla
  • 630 18 77 37
gestiona en positivo imagen

Gestiona en Positivo

  • Av. Emilio Lemos, 2, PLANTA 6, MOD. 610.3, 41020 Sevilla
  • 630 93 67 87
legatum imagen

Legatum

  • Cta. del Rosario, 8, Casa 2, 1°A, 41004 Sevilla
  • 954 21 70 64
asinpe asesoria imagen

Asinpe asesoría

  • C. las Cruzadas, nº 3A, 41004 Sevilla
  • 954 09 12 07

¿Cómo elegir una buena asesoría fiscal en Sevilla?

Hoy en día existe una gran oferta en el campo de la asesoría fiscal para autónomos o empresas, y teniendo en cuenta su importancia, sería importante conocer algunos consejos para elegir una buena asesoría fiscal.

En primer lugar, debes saber que un asesor fiscal es el responsable de los asuntos fiscales, es decir, de la presentación y la gestión de los impuestos ante las autoridades fiscales, por lo que un buen asesoramiento es esencial, ya sea para evitar sanciones o para optimizar el pago de impuestos.

Formación y experiencia del asesor

En este ámbito, es evidente que predomina la experiencia y la formación del profesional, que ya tiene los conocimientos suficientes para conocer los detalles de la administración tributaria y conseguir buenos resultados en las presentaciones de impuestos.

Administración online y presencial

Hoy, en pleno proceso de digitalización, un buen asesor debe tener ambas opciones. Lo mejor es tener una oficina cerca y una página web con un área de usuarios donde poder hacer gestiones, como enviar documentos o acceder a mensajes directamente sin tener que ir a la oficina.

Especialización del asesor fiscal

Cada sector tiene una normativa diferente y es casi imposible conocerlo todo, por lo que es recomendable buscar un asesor fiscal especializado en tu sector, de esta forma te aseguras de que realizarán los trámites correctamente al tener unos conocimientos más específicos.

Eficacia en la comunicación

Esto puede ser subjetivo y sólo se puede juzgar después de la contratación, pero no tiene por qué ser así, deberías examinar sus perfiles sociales o su página web y ver si tienen toda la información u opciones de contacto disponibles en todo momento.

No tengas miedo de hacer una llamada, enviar un correo electrónico o preguntar en sus redes sociales o en el chat de su página web si tienen uno. Debes valorar si te contesta correctamente y si te contesta rápido, sin duda es un gran valor añadido tener un buen asesor para una comunicación constante.

El asesor debe ser proactivo

Un buen asesor te responderá rápido, se interesará por ti, te enviará un correo electrónico con toda la información que necesites sin que tengas que pedirla, o concertará una cita contigo si estás preocupado por tu situación fiscal.

¿Qué servicios ofrece una asesor fiscal en Sevilla?

El principal servicio de una asesoría fiscal es el asesoramiento en general para que los contribuyentes cumplan con sus obligaciones fiscales, pero hay otras tareas que pueden realizar estas empresas para ayudar a sus clientes:

Evaluación de la situación financiera de la empresa

Un asesor fiscal no sólo debe tener conocimientos de fiscalidad, sino también formación en contabilidad, finanzas y gestión de empresas.

Por ello, una asesoría fiscal también ofrece la posibilidad de realizar un análisis financiero de la empresa, muy útil en los casos en los que se vayan a realizar operaciones empresariales, como la venta o fusión de empresas.

El análisis de la situación financiera de la empresa realizado por los asesores fiscales se refleja siempre en el informe correspondiente y ayuda en la toma de decisiones.

Representación de sus clientes

Otro de los servicios que presta una asesoría fiscal es el de designar a uno o varios expertos fiscales para que representen a la empresa en posibles conflictos con otros organismos o instituciones oficiales y para que estén presentes en los trámites que puedan surgir durante el proceso.

La representación se realiza ante la Agencia Tributaria o ante los distintos organismos e instituciones de las Comunidades Autónomas.

Internacionalización

En el caso de que la empresa vaya a desarrollar su actividad empresarial a nivel internacional, los servicios de asesoramiento fiscal orientan al empresario o autónomo en todo lo relativo al mercado exterior en el que desea introducirse.

Los asesores fiscales investigan, analizan y asesoran, entre otras cosas, sobre los contratos, la legislación y las obligaciones fiscales cuando la empresa que opera en el extranjero para que pueda cumplir con sus obligaciones y evitar sanciones.

Asesoramiento en la reestructuración de empresas

Es muy importante que las empresas que han iniciado un proceso de reestructuración utilicen los servicios de una asesoría fiscal para que la dirección de la empresa tenga un control total sobre la nueva figura, ya que los asesores les aconsejan en todo lo relacionado con los acuerdos, las fusiones o la documentación necesaria, entre otros.

Procedimientos administrativos

Los asesores fiscales están al tanto de los últimos cambios legislativos y uno de los servicios de asesoramiento fiscal consiste precisamente en que las empresas y los autónomos conozcan las disposiciones que afectan a la actividad de su empresa y asesoren sobre la aplicación de estos cambios.

Asesoramiento e investigación de nuevas áreas de negocio

Los servicios de asesoramiento fiscal incluyen un estudio de la actividad que va a desarrollar la empresa, ya sea porque es una empresa de nueva creación o porque va a desarrollar nuevas ramas de actividad.

Los asesores fiscales realizan un análisis de la empresa y de las condiciones del mercado para determinar si la ampliación del negocio es viable o no.

¿Cuál es el trabajo de un asesor fiscal?

La principal tarea de un asesor fiscal es ayudar a sus clientes, autónomos, empresas, y también particulares a cumplir sus obligaciones fiscales. Sin embargo, el papel de un asesor fiscal es mucho más que eso. Incluye, entre otras, las siguientes tareas:

  • Asesoramiento a empresarios y autónomos en cuestiones relacionadas con la administración y gestión de una empresa.
  • Altas y bajas de la actividad económica en Hacienda y en la Seguridad Social.
  • Elección de la forma jurídica que debe adoptar una empresa (sociedad anónima, sociedad anónima, etc.).
  • Representación en los tribunales o ante las autoridades fiscales en procedimientos fiscales.
  • Contabilidad, facturación, pagos y salarios.
  • Elaboración de balances e informes contables, balances de apertura y cierre y cuentas de resultados.
  • Declaraciones fiscales periódicas y revisión de las cuentas.
  • Planificación de activos, bienes e inversiones.

Responsabilidad del asesor fiscal

La mala actuación de un asesor fiscal puede tener consecuencias fiscales, penales y civiles para su cliente. Por ello, la Ley General Tributaria prevé la responsabilidad solidaria (art. 42.1.a) enumera las siguientes consecuencias de la mala praxis del asesor:

  • Obligaciones fiscales: es responsable solidario si participa activamente en la comisión de delitos fiscales. La responsabilidad solidaria también afecta al importe de la multa.
  • Responsabilidad penal: aunque el contribuyente es responsable penalmente de un delito fiscal, el asesor puede verse afectado si se demuestra que su participación fue indispensable para la comisión del delito.
  • Responsabilidad civil: un servicio negligente o defectuoso puede dar lugar a que el asesor sea responsable ante su cliente, pero esto no significa necesariamente que tenga que asumir las sanciones o las cantidades por las que su cliente deba responder ante la administración fiscal.