Las 10 mejores tiendas de colchones en Sevilla

¿Estás buscando las mejores tiendas para comprar un colchón en Sevilla? Encuentra colchones baratos viscoelásticos o de muelles ensacados.

Top 10 tienda de Colchones en Sevilla

hiberno colchoneria imagen

Hiberno Colchonería

  • C. Tarifa, 37, 41940 Tomares, Sevilla
  • 954 15 34 13
maxcolchon imagen

Maxcolchon

  • C. Luis Montoto, 134, 41005 Sevilla
  • 954 91 25 24
sleeprice la liquidadora del colchon imagen

Sleeprice La liquidadora del colchón

  • Av. José Laguillo, 25, 41003 Sevilla
  • 954 91 25 74
ikea sevilla imagen

IKEA Sevilla

  • A-49, 2, Salida 2, A49, 41950 Castilleja de la Cuesta, Sevilla
  • 900 400 922
conforama sevilla imagen

Conforama Sevilla

  • Ctra. de las, Av. de las Erillas, S/N, 41920 San Juan de Aznalfarache, Sevilla
  • 935 43 16 23
muebles portillo imagen

Muebles Portillo

  • Pol. Ind. La Negrilla 8, C. Celulosa, 41016 Sevilla
  • 854 53 83 35
di factory imagen

Di Factory

  • C. Mariano Benlliure, 98, 41005 Sevilla
  • 955 54 00 55
que barato imagen

Que Barato

  • Av. Ronda del Tamarguillo, 41013 Sevilla
  • 955 31 20 22
merkamueble imagen

Merkamueble

  • Ctra. Sevilla Málaga Km 3, 41016 Sevilla
  • 954 40 29 22
muebles la negrilla imagen

Muebles La Negrilla

  • C. la Palma del Condado, 5, 41006 Sevilla
  • 652 79 99 61

¿Cómo elegir un buen colchón?

Un buen colchón es el requisito previo para un buen descanso nocturno y, por tanto, para una buena salud.

Diversos estudios afirman que dormir bien favorece el sistema inmunitario, el sistema nervioso, mejora la circulación sanguínea, ayuda al sistema musculoesquelético, el corazón, el cerebro, el metabolismo, los ojos y la piel. 

Si te duelen los músculos por la mañana o los sientes tensos, debes cambiar de colchón. Pasamos más de un tercio de nuestra vida en nuestros colchones, así que ¿por qué no elegir el adecuado?

Características de un colchón perfecto:

  • No debe ser ni demasiado duro ni demasiado blando.
  • Debe ser firme, para que sostenga bien nuestro cuerpo, pero que no sea incómodo.
  • Debe ser uniforme, no debe tener huecos ni hundimientos.
  • Debe adaptarse a nuestro cuerpo y respetar la curvatura natural de la columna vertebral.

¿Qué tipos de colchones hay?

Colchones de espuma:

Los colchones de espuma pueden estar fabricados con diversos materiales, siendo quizás el más conocido el poliuretano. Estos colchones se adaptan a todo tipo de cuerpos y son más económicos que otros. Su principal desventaja es que no regulan la temperatura.

Colchones de muelles: 

Los colchones de muelles transpiran mejor y no tienen problemas de humedad, son la opción adecuada para las personas que tienden a sudar por la noche. Estos son los tipos de colchones de muelles que hay actualmente en el mercado:

  • Muelles independientes: estos colchones tienen núcleo formado por varios muelles metálicos verticales, tensados en su parte central y unidos por hilos metálicos. Son bastante baratos.
  • Muelles hilos continuos: Son firmes y además refuerzan puntos clave como la zona lumbar. Son ideales para camas individuales.
  • Muelles ensacados: Gracias a que los muelles están protegidos en fundas que los separan e individualizan, evitan los típicos ruidos que producen los colchones de muelles al moverse y ofrecen un alto nivel de confort al adaptarse a la presión ejercida por cada zona de su cuerpo. Esta es una muy buena opción para las camas dobles, ya que permite una mayor independencia para cada persona.

Colchones de látex: 

Los colchones de látex se adaptan mejor al cuerpo humano que los colchones de muelles. Ofrecen más firmeza y son muy suaves, y además aíslan muy bien del calor. Estos son los tipos de colchones de látex que puedes encontrar en el mercado:

  • Látex sintético: se obtiene mediante una formulación sintética del látex.
  • Mixto: puede contener entre un 20 y un 50% de látex y se combina con espumas. Son menos pesados y producen menos humedad.
  • Látex natural: el 85% del colchón es de látex, el resto puede ser de otros materiales.

También hay colchones especiales, como los colchones ortopédicos, para las personas que pasan mucho tiempo en la cama debido a una enfermedad. Este tipo de colchón no se recomienda para personas sanas.

¿Cómo saber si un colchón es bueno?

Comprar un colchón no es un gasto, es una inversión en calidad de vida. Pasas sobre él muchas horas cada día, por lo que es más que importante mantenerlo en buen estado y antes de comprarlo informarse sobre cómo saber si un colchón es bueno. Estos son los criterios para distinguir un buen colchón:

Peso volumétrico

El peso volumétrico es un criterio claro para elegir un buen colchón. Esta cifra está directamente relacionada con la vida útil prevista del producto e indica el peso bruto de un metro cúbico del material con el que está fabricado el colchón. 

Por lo general, cuanto más alto sea este número, más fuerte es el colchón y representa algunas de sus propiedades más importantes, como la resistencia y la durabilidad. 

La gama de pesos de volumen de los colchones del mercado puede oscilar entre 10 y 50. Es aconsejable elegir un peso no muy inferior a 30 para asegurar la calidad de nuestro descanso.

Firmeza

La firmeza es una característica subjetiva que representa el grado de fijeza que el durmiente siente al descansar en el colchón. Además de las preferencias personales, este valor también está directamente influenciado por el peso y la complexión de la persona que descansa en la cama. 

En función de estos factores y de la postura al dormir, el nivel de firmeza adecuado varía para garantizar una buena recuperación de la columna vertebral. Los que duermen de lado necesitan un colchón menos firme que los que duermen boca abajo.

Además, esta característica de los colchones también depende en gran medida de los materiales utilizados para toda la construcción, incluidos el núcleo y el acolchado.

Por definición, algunos componentes, como la espuma de alta densidad o los muelles de filamento continuo, tienen una estructura más firme que otros materiales. Los muelles de látex o los muelles ensacados, tienden a ser ligeramente menos firmes.

La escala de firmeza de los colchones en España se define en una escala de 1 a 6.

Altura

Para conseguir una postura saludable al dormir, los colchones deben tener una determinada altura.

Un colchón demasiado fino puede causar graves problemas. Si el colchón no es lo suficientemente grueso como para soportar la presión ejercida, el cuerpo del durmiente puede entrar en contacto con la base o el somier, lo que provoca dolores musculares y problemas de espalda. 

Además, el nivel de confort también está directamente influenciado por el grosor de la superficie de descanso.

Por otro lado, en el caso del grosor, la altura y el peso de la persona que se apoyará en él también son un factor. Cuanto mayor sea la altura y el peso, más gruesa debe ser la cama para garantizar un buen descanso. 

En el caso de las personas con movilidad reducida o los ancianos, un colchón más grueso les permitirá levantarse de la cama con más facilidad y, por tanto, ser más independientes.

Independientemente de todos estos supuestos y factores, un colchón con un grosor inferior a 15 cm es siempre un indicio de calidad inferior. 

¿Qué tipo de colchón es mejor para dormir?

A continuación te damos algunos consejos para elegir el colchón perfecto: 

  • Aunque pueda parecer obvio, hay que recordar que los pies nunca deben quedar fuera del colchón.
  • Si tienes un peso elevado, tu colchón debe ser firme. Las personas más delgadas deben utilizar colchones más blandos para distribuir mejor su peso.
  • Debes tener en cuenta si el colchón es para tu vivienda habitual, una habitación de invitados o una segunda vivienda. Por supuesto, un colchón no tiene por qué ser de la misma calidad si lo utilizas a diario o de forma esporádica.
  • Los colchones de muelles se recomiendan para lugares cálidos o personas calurosas, mientras que los colchones de látex o viscoelásticos son preferibles para lugares fríos o personas frioleras.