Los 10 mejores dentistas en Sevilla

¿Estás buscando el mejor dentista de Sevilla? Encuentra la mejor clínica dental para realizar empastes, extracciones, ortodoncia, etc.

Top 10 Dentista en Sevilla

clinica dental emet imagen

Clínica Dental EMET

  • C. Pelay Correa, 83, 41010 Sevilla
  • 955 38 96 14
dobleese clinica dental imagen

Dobleese Clínica Dental

  • C. Farmaceutico Murillo Herrera, 3, 41010 Sevilla
  • 954 99 04 53
clinica dental dr. lebron imagen

Clínica Dental Dr. Lebrón

  • Av. de Kansas City, 32B, Portal 3, 1ºA, 41007 Sevilla
  • 954 98 00 48
clinica dental esther aparicio imagen

Clínica Dental Esther Aparicio

  • Av. José Laguillo, 12, 41003 Sevilla
  • 954 42 23 10
clinica dental triadent imagen

Clínica Dental TriaDent

  • C. Pagés del Corro, 43, 41010 Sevilla
  • 657 34 83 19
san lorenzo clinica dental imagen

San Lorenzo Clínica Dental

  • C. Juan Rabadán, 37, 41002 Sevilla
  • 854 88 99 60
imoa clinica dental imagen

IMOA Clínica Dental

  • C. Chaves Nogales, nº 3, Local, 41018 Sevilla
  • 854 88 76 50
clinica dental acedo & martin imagen

Clínica Dental Acedo & Martín

  • Ctra. de Carmona, 6, 41008 Sevilla
  • 655 44 21 47
clinica dental noviembre imagen

Clínica Dental Noviembre

  • C. Samaniego, 50, 41008 Sevilla
  • 954 53 47 79
clinica dental manosalbas imagen

Clinica Dental Manosalbas

  • Av. del Deporte, 14, Local 3, 41020 Sevilla
  • 628 19 97 38

¿Cómo elegir un buen dentista en Sevilla?

Muchas personas se sienten inseguras a la hora de acudir a un dentista para hacerse una revisión si no tienen referencias de amigos o familiares. Veamos algunas recomendaciones que te pueden ayudar a elegir un buen dentista en Sevilla y a reconocer una clínica dental de confianza:

Comprobar si está colegiado

El profesional que te atienda debe ser licenciado en odontología o ser especialista en estomatología. Además, los higienistas y asistentes de la clínica dental también deben estar siempre cualificados.

Desgraciadamente, han habido casos de gente que se ha infiltrado en la profesión de dentista sin tener las titulaciones requeridas poniendo en grave peligro la salud pública, por lo que hay que advertir al público en este sentido.

Valorar la especialización

La especialización es crucial a la hora de elegir un buen dentista. Además de una licenciatura, es aconsejable, aunque no imprescindible, que los dentistas tengan una formación adicional o un máster en alguna especialidad. La odontología es muy amplia y son muchas las áreas en las que un dentista se puede especializar.

Pedir que usen materiales y tecnología de alta calidad

Es fundamental que la clínica dental a la que vas a acudir cuente con los avances tecnológicos necesarios, utilice los materiales adecuados y tenga proveedores con certificados de calidad.

No elegir un dentista por ser el más barato

Una de las mejores recomendaciones más importantes a la hora de elegir un dentista es que el precio no debe ser un factor decisivo, ya que los materiales utilizados pueden ser de menor calidad, o incluso es posible que el presupuesto inicial no incluya el coste total del tratamiento dental. Por esta razón, debes desconfiar de ciertos tipos de publicidad comercial.

Pedir consejo e información sobre el tratamiento

Un punto importante a la hora de elegir un dentista es tener en cuenta quien mejor te aconseje sobre el cuidado bucal, sea amable y te inspire confianza. Antes de cualquier tratamiento, tu dentista debe explicarte en qué consiste, los pasos que hay que seguir y qué alternativas hay, si es que las hay. Tras el tratamiento, en la clínica dental deben realizarse revisiones periódicas para garantizar los mejores resultados posibles.

Comprobar las medidas de higiene y esterilización

Por último, para saber cómo elegir un dentista en Sevilla de confianza, te recomendamos que te asegures de que la clínica dental cumple con las medidas básicas de higiene y esterilización.

Entre ellas se encuentran el uso de guantes, los tratamientos desinfectantes para los equipos, el lavado manual de los instrumentos, la esterilización, etc.. Siempre puedes preguntar a tu dentista cuál de estas medidas utiliza.

¿Qué tratamientos hace un dentista?

Los principales tratamientos que realiza el odontólogo general son las endodoncias, las fundas contra el bruxismo, las extracciones dentales, los empastes, las endodoncias, las fundas, los implantes dentales, la reconstrucción de los dientes con coronas (cerámicas o cerámico-metálicas), el sellado de fisuras, etc.

Algunos tratamientos son comunes a casi todo tipo de pacientes, ya sea porque la patología es frecuente o porque está extendida en diferentes grupos de edad, lo que la convierte en uno de los principales motivos de visita a la clínica dental. 

Vamos a enumerar algunos servicios que ofrecen las clínicas dentales en Sevilla, desde los más complejos a los más sencillos, y seguro que reconocerás algunos de los tratamientos.

Implantes dentales

Los implantes dentales son el tratamiento de rehabilitación más popular. Cuando hablamos de implantes dentales en una clínica dental, nos referimos a la inserción de un tornillo en el hueso que sirve de raíz para el nuevo diente, y luego a la colocación de una corona dental o sustituto del diente que se atornilla al implante y une los dos elementos en una sola pieza que sustituirá al diente perdido. 

Este procedimiento es indoloro aunque puede causar algunas molestias, al igual que los empastes, por eso se realiza con anestesia local y no debería causar ninguna complicación.

Extracciones

Cuando los dientes están dañados de forma irreversible, es aconsejable extraerlos para evitar infecciones graves. La extracción puede ser más o menos complicada, dependiendo del grado de daño en el diente y del tipo de diente implicado.

Las muelas del juicio, comúnmente conocidas como cordales, pueden dar lugar a más complicaciones, ya que limita las posibilidades de manipulación del dentista, que requiere tanto una gran experiencia como instrumentos especiales para extraer dientes.

Coronas

En los casos en que el empaste ocupa una parte considerable del diente, la corona es el tratamiento que ayuda a mantener la función masticatoria sin riesgo de fractura del diente o desprendimiento del empaste. 

Se trata de una estructura metálica recubierta, a modo de funda protectora, con un material cerámico que imita tanto la forma como el color del diente natural sobre el que se coloca. 

Es habitual que algunos puntos deban ser retocados por el dentista después de la colocación, y el especialista debe ser informado de ello por el paciente lo antes posible para que pueda pulir y reducir los puntos de contacto inadecuados para evitar heridas en la boca.

Empastes dentales 

Es el tratamiento odontológico más conservador para un diente picado, indicado tras la eliminación del tejido dental afectado por la caries. En este caso, se suele utilizar un anestésico para evitar que el paciente sienta dolor o molestias.

Durante este tratamiento hay que eliminar todos los tejidos afectados y el especialista debe asegurarse de que la superficie esté limpia y acondicionada para el posterior recubrimiento de resina, tratando de replicar la estructura del diente original lo mejor posible. 

Una vez colocada la obturación y fotopolimerizada, se pule para evitar dañar o rozar los tejidos blandos.

Limpieza dental o eliminación del sarro

La limpieza dental suele realizarse anualmente, es más exhaustiva que la higiene diaria en casa y es una de las mejores formas de prevenir tanto las enfermedades dentales como las de los tejidos blandos que rodean al diente. 

El dentista elimina toda la placa bacteriana acumulada en la superficie de los dientes y en las zonas de difícil acceso mediante curetas y ultrasonidos. También revisa el estado general de la boca, por lo que forma parte de los tratamientos preventivos, y por último, aplica un producto de pulido para eliminar las manchas del diente, como las de vino, café o tabaco. 

El tratamiento es generalmente indoloro, aunque puede causar algunas molestias en pacientes con encías retraídas, que pueden evitarse aplicando un anestésico local. En casos especiales, cuando la sensibilidad es aguda y el paciente requiere anestesia de la zona, se suele realizar en dos sesiones para evitar el adormecimiento completo de la boca.

¿Cuándo ir al dentista?

Si crees que debes acudir a un dentista pero tienes algunas dudas, aquí te enumeramos algunas señales claras de que ha llegado el momento de pedir cita en tu clínica dental en Sevilla de confianza.

Sangrado de las encías

A menudo pensamos que el sangrado de las encías forma parte del proceso normal de cepillado de los dientes. Sin embargo, este no es el caso.

Una mala higiene bucal puede provocar la acumulación de placa y sarro en nuestra cavidad bucal, lo que a su vez provoca la inflamación de las encías. Esta irritación y el posterior sangrado de las encías son síntomas claros de gingivitis.

La gingivitis es una enfermedad reversible, pero puede ser la fase inicial de una enfermedad periodontal más grave. Una limpieza bucal profesional para eliminar la acumulación de sarro y placa será suficiente para tratarla.

Es importante acudir a un especialista si tienes los síntomas descritos anteriormente, ya que la gingivitis puede convertirse en periodontitis si no se trata a tiempo. La periodontitis es una enfermedad crónica que puede amenazar la estabilidad de los dientes.

Sensibilidad de los dientes

La sensibilidad dental puede indicar un debilitamiento del esmalte, grietas o fracturas en la estructura dental, caries o enfermedad periodontal y, por último, recesión de las encías debido a un cepillado agresivo.

Sin embargo, debes saber que si te acabas de blanquear los dientes o, por el contrario, te han hecho una limpieza dental profesional, es un síntoma perfectamente normal en estos casos.

Dolor de pieza dental

Las molestias en un diente concreto suelen ser el principal motivo por el que acuden los pacientes a las clínicas dentales en Sevilla. El dolor que manifiestan cuando acuden a la consulta puede tener diversas causas:

  • Caries dental extensa que no fue tratada a tiempo.
  • Un absceso dental.
  • La erupción de las muelas del juicio.

En estos casos, una actuación rápida facilita a veces el tratamiento y evita complicaciones posteriores.

También es importante acudir a la consulta dental si se observa una ligera movilidad o cambios en la estructura de un diente, por ejemplo, una ligera fisura, así como después de haber sufrido un traumatismo dental o haber notado un oscurecimiento de una pieza dental.  

Dolor en la mandíbula, la cabeza y el cuello.

A veces, el dolor de cuello y los dolores de cabeza están causados por una afección llamada bruxismo, en la que se aprietan y rechinan los dientes de forma involuntaria.

El bruxismo suele producirse durante los periodos de descanso, por lo que los afectados suelen experimentar los síntomas descritos anteriormente después de despertarse. Si este es su caso, debe acudir a un especialista.

La solución suele ser sencilla: basta con una férula hecha a medida del paciente para mejorar notablemente la situación.

Sin embargo, es cierto que en los casos en los que el bruxismo ha causado daños en la estructura de los dientes, es necesario un tratamiento para restaurar la estética de los dientes recurriendo a la colocación de coronas o carillas dentales.

Mal sabor de boca o mal aliento

Si has estado experimentando regularmente un sabor amargo en la boca o un mal aliento recurrente, debes saber que esto puede deberse a una caries dental extensa, al desarrollo de una enfermedad periodontal o a una infección en la cavidad oral.

En estos casos, te aconsejamos que pidas cita con un especialista para determinar la causa del síntoma y así poder aplicar un tratamiento adecuado.

Otros motivos para ir al dentista

También hay otros síntomas, como la persistencia de una llaga que no se cura o la aparición de un bulto en la cavidad bucal. Esto nos indica que debemos consultar a un dentista inmediatamente.

Los pacientes que llevan dentaduras postizas deben estar especialmente atentos si no se sienten bien o si notan que se forma una malformación en la encía a la altura de la dentadura.